EXPOSICION FINITO

Natalia Cacchiarelli se mantiene dentro de la tradición concreta argentina en su forma más pura y despojada, y lo actualiza a través una exploración sutilísima del color. Deliberadamente reduce las composiciones a juegos de líneas diagonales paralelas lo que le permite concentrarse en la creación de armonías y espacios por medio de gradaciones y yuxtaposiciones de paletas. Los grises vibran junto a verdes, azules o rojos creando ilusiones de movimiento y profundidad que suceden en nuestra retina. En sus telas hay un minimalismo refinado y certero que se expresa en cada elección: el ancho de la línea, el ritmo, la sucesión, el tono exacto del color. Los elementos están al servicio de composiciones ajustadas que se concentran en una poética pictórica autorreferencial. Sus acuarelas introducen una exploración diferente, donde las irregularidades del material y el trazo del pincel se contraponen a construcciones espaciales con juego de perspectivas. En ambos casos Natalia nos propone ejercitar la sensibilidad de un ojo perceptivo y sofisticado.